¿Por qué tenemos acné por estrés?

 

La respuesta es simple. Las hormonas del estrés (como el cortisol) aumentan la producción de grasa y la inflamación general, lo que provoca granos. Con eso en mente, es vital mejorar tu bienestar mental general para mantenerte lo más tranquilo posible.

¿Dónde salen los brotes por estrés?

El acné relacionado con el estrés suele aparecer en la frente, la nariz y la barbilla porque estas son las partes más grasosas de la cara.

Diferenciar el acné por estrés del hormonal es sencillo, en el acné por estrés aparecen varios de granos a la vez, mientras que el acné hormonal los brotes aparecen gradualmente.

¿Cómo detener el acné por estrés?

Debes controlar tus niveles de estrés y cambiar tu estilo de vida para incluir actividades que te relajen y nivelen. Se consciente de tus acciones y sentimientos para controlar tus niveles de estrés. Algunas formas de hacerlo son:

  • Meditar
  • Hacer ejercicio o hacer actividades que te ponga en movimiento
  • Practica ejercicios de respiración
  • Prueba un nuevo pasatiempo
  • Concéntrate en una tarea a la vez, ¡no realices múltiples tareas!


Dormir lo suficiente
Dormir es muy importante para reducir los brotes relacionados con el estrés. Se sabe que la falta de sueño contribuye a los desequilibrios hormonales que desencadenan la producción de aceite que provocan brotes.

La melatonina, es una hormona producida naturalmente mientras duermes, está asociada con la estimulación del sistema inmunológico y la protección contra infecciones bacterianas que ayudan a combatir el acné.

Si eres de las personas que tienen problemas para quedarse dormidos te recomendamos darte un baño antes de irte a dormir para que el agua tibia relaje tus músculos y te sientas más liviano, listo para un sueño reparador, otra opción es tomar un té de hierbas o hacer ejercicios de respiraciones que te relajen y ayuden a dormir profundamente.

Es importante que no olvides hacer tu rutina de skincare previo a tus rituales de relajación.

Por último debes asegúrate de dormir sobre sábanas y fundas de almohada limpias para evitar que células muertas , aceites y otros desechos de la piel tapen tus poros.


Consume una dieta sana y equilibrada.
Una dieta para una piel sana debe excluir los alimentos con alto índice glucémico, como pasta blanca, arroz, pan y dulces, porque aumentan el azúcar, y también aumentan las hormonas productoras de aceite.

La mejor dieta para una piel sana incluye alimentos ricos en omega-3, que según estudios reducen la inflamación y ayudan a regular el estado anímico.

Asegúrate de agregar alimentos ricos en omega-3 como salmón, aguacate, aceite de linaza y nueces a tu dieta.



Información relacionada:

¿El estrés causa el acné?

¿Cómo tratar el acné relacionado con el estrés?

 

tratamiento-para-el-acne