Mito 8: la piel sucia causa acné

 

 

La buena noticia es que el acné no es causado por suciedad o impurezas. La mala noticia es que las bacterias que causan el acné (P. acnes) ya están en su piel y se alimentan del exceso de grasa.

Lavarse la cara ayudará a reducir las bacterias, eliminar la grasa de la superficie y exfoliar las células muertas de la piel. Solo cuando las bacterias quedan atrapadas en el poro es necesario dar un paso adicional y atacarlas con peróxido de benzoilo.


Por otro lado, lavarse con demasiada frecuencia puede empeorar el acné. El restregado excesivo puede irritar la piel y causar pequeños rasguños e incluso microdesgarros, lo que abre las puertas a más infecciones e inflamación. Y manténte alejado del alcohol isopropílico, ya que solo provocará sequedad e irritación. El lavado excesivo también alentará a su piel a crear más grasa, ya que elimina la grasa que ya produjo.

Limítate a lavarte la cara solo dos veces al día y usar productos absorbentes de aceite para ayudar a controlar la producción de sebo.

 

Información relacionada:

Mito 1: Solo los adolescentes tienen acné

Mito 2: Está bien reventarte los granos

Mito 3: El sol quita el acné

Mito 4: Las espinillas aparecen de la noche a la mañana

Mito 5: El acné es curable

Mito 6: el tratamiento puntual de las espinillas es la mejor manera de eliminar el acné

Mito 7: los poros pueden abrirse y cerrarse

Mito 9: todos los exfoliantes son iguales

Mito 10: las papas y el chocolate provocan el acné

 

 

tratamiento-para-el-acne