Mito 7: los poros pueden abrirse y cerrarse

 

Probablemente hayas escuchado que puedes abrir los poros con vapor con agua caliente y cerrarlos con agua fría, pero esto no es cierto

Los poros son conductos que albergan los folículos pilosos y las glándulas sebáceas. Permiten que el sudor te enfríe y que el aceite natural de tu piel, el sebo, acondicione tu piel, pero no tienen un músculo que les permita abrirse y cerrarse a voluntad.

La genética determina principalmente el tamaño de sus poros, pero los poros grasos parecerán más grandes y secos, mientras que los poros más claros parecerán más pequeños. Aunque el vapor técnicamente no puede abrir un poro, puede ayudar a aflojar el sebo que se acumula en el poro, lo que le permite salir más fácilmente. 

La exfoliación con un exfoliante físico y la limpieza diaria con ácido glicólico y ácido salicílico pueden aflojar las células muertas de la piel, disminuyendo la acumulación de cráteres alrededor de los poros. Estas acciones pueden ayudar a que sus poros parezcan más pequeños, pero en realidad no los encogen.

 

¿El agua fría ayuda al acné? 

Realmente no. Si bien el agua fría puede cerrar los poros, previene la secreción de grasa y bacterias que causan el acné. El agua caliente, por otro lado, seca la piel, lo que puede estimular aún más la producción de sebo, lo que podría provocar más brotes. 

 

¿La mejor solucion? 

Use agua tibia al lavarse la cara o ducharse.

 

Información relacionada:

Mito 1: Solo los adolescentes tienen acné

Mito 2: Está bien reventarte los granos

Mito 3: El sol quita el acné

Mito 4: Las espinillas aparecen de la noche a la mañana

Mito 5: El acné es curable

Mito 6: el tratamiento puntual de las espinillas es la mejor manera de eliminar el acné

Mito 8: la piel sucia causa acné

Mito 9: todos los exfoliantes son iguales

Mito 10: las papas y el chocolate provocan el acné

 

 

tratamiento-para-el-acne