Consume una Dieta Balanceada

 

¿Conoces la frase “el exterior refleja lo que tienes en el interior”?

Deshazte de los alimentos procesados, el azúcar refinada y los carbohidratos que pueden desencadenar el acné y cámbialos por alimentos limpios como frutas y verduras frescas, proteínas magras y grasas saludables.

En pocas palabras, una dieta sana y equilibrada. Está bien divertirse de vez en cuando, pero haz un esfuerzo por comer alimentos nutritivos la mayor parte del tiempo.


Recuerda que los alimentos grasosos no causan acné, sino los que son altos en carbohidratos y en azúcares. En algunas personas los productos lácteos pueden causan brotes, por lo cual te recomendamos que revises si eres una de estas personas para que cuides un poco más tu ingesta de lácteos.


Ve a un dermatólogo
Si los tratamientos de venta libre no funcionan, ir con un dermatólogo es lo ideal porque te puede recetar tratamientos más activos que se adquieren solo bajo receta médica.



¡No pierdas el tiempo!
Si empiezas a tener acné y ya identificaste que es hereditario, encara el problema y controla los brotes con una rutina de tres pasos, Face.it, ofrece regímenes sencillos que tratan eficazmente el acné.

Y recuerda las recomendaciones que leíste anteriormente.

Información relacionada:

¿El acné es genético?

¿Se puede tratar el acné genético?

¿Cómo tener una buena higiene con acné?

tratamiento-para-el-acne